• Home
  • Misceláneas
  • OMEGA 3: EL SECRETO DE LA VITALIDAD

¿Cómo hace una persona para liderar a una organización con más de 1200 millones de seguidores en todo el mundo, a los 78 años de edad?

Algunos dirán que tiene carisma, otros dirán que tiene experiencia y carácter para estar donde está, no faltan los que dicen que por ser una buena persona es merecedora de tal rol. Lo cierto es que a sus 78 años guía más de 1200 millones de seguidores de todo el mundo, y de él dependen:
• Más de 400 mil sacerdotes
• Más de 5 mil obispos
• Cerca de 40 mil diáconos
• Y más de 700 mil religiosas (hermanas o monjas)

¿CUÁL ES EL SECRETO DETRÁS DE LA FIGURA DE JORGE BERGOGLIO, O COMO SE LO LLAMA AHORA EL PAPA FRANCISCO?
Trascendió que el Sumo Pontífice incluye en su desayuno diario una cápsula con Omega 3.

¿QUÉ ES EL OMEGA 3?
Las grasas constituyen alrededor de un 25 % a un 35 % de las calorías de la dieta recomendada y sus componentes básicos son los ácidos grasos. A través de las grasas de los alimentos, incorporamos los ácidos grasos esenciales que son aquellos que no pueden ser producidos por el organismo, por lo tanto si o si tienen que ser incorporados por la dieta. Ellos cumplen funciones indispensables en nuestro cuerpo tales como formación de membranas, desarrollo de cerebro y retina y como precursores de las prostaglandinas, sustancias hormonales con numerosas funciones y actividades, tales como: regulación de tensión arterial, agregación plaquetaria, etc.
Existen dos tipos de grasas: grasas saturadas y grasas insaturadas. Las grasas saturadas, también conocidas como grasas malas, promueven el aumento del colesterol total y del colesterol LDL (malo). Es la más aterogenica ya que tiene mayor predisposición a formar placas en las arterias causando su obstrucción. Estas grasas predisponen a múltiples enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión arterial, alteraciones en el colesterol y enfermedades cardiovasculares. La mayoría de grasas saturadas son de origen animal, pero también se encuentra un contenido elevado de grasas saturadas en productos de origen vegetal, como puede ser por su contenido de grasas saturadas: el aceite de coco (92 %) y aceite de palma (52 %).
En relación a las insaturadas, estas se dividen en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas.
En el grupo de las monoinsaturadas se encuentran el aceite de oliva, de canola, de maní, y algunos frutos secos como las nueces. Estas son muy importantes porque elevan los niveles de lipoproteínas HDL llamadas comúnmente colesterol bueno.
En el grupo de los poliinsaturados se encuentran los ácidos grasos esenciales que no pueden ser sintetizados por nuestro organismo y que son indispensables para el mismo, razón por la cual deben ser incorporados en la dieta. Los ácidos que la componen son: Linolenico Omega 3 y Linoleico Omega 6. La recomendación es consumirlos en una proporción Omega 6/ Omega 3 de 5.1.
Los ácidos grasos omega 3 Se encuentran en la mayoría de los pescados azules (bonito, atún, salmón, etc.), semillas oleaginosas como chía, lino y algunos frutos secos (nuez, almendra, avellana, etc.) .Nuestra alimentación habitual no tiene incorporado este tipo de alimentos y por lo tanto nuestra dieta es carente en Omega 3.
Para mantener un buen estado de salud es necesario incorporar ambos pero en una relación adecuada. Sin embargo, el balance ideal es difícil de alcanzar debido a la tendencia de la dieta actual. En nuestro país se consume una dieta desequilibrada a favor de los ácidos grasos Omega 6 (relación Omega 6/ Omega 3 = 20 a 1, debido al alto consumo de aceite de girasol y a que la industria utiliza mayormente este aceite para la elaboración de sus productos.
Numerosos alimentos que encontramos hoy en las góndolas del supermercado están siendo enriquecidos con Omega 3, pero las cantidades que ofrecen son muy pocas respecto a las necesidades de nuestro organismo.
La carencia de Omega 3 acarrea diferentes problemáticas en las distintas etapas de desarrollo, por eso, aumentar el consumo de suplementos dietarios es fundamental para evitarlas.
El principal pilar es la educación, además es común utilizar suplementos dietarios. Lo que comemos no aporta los nutrientes que creemos que estamos aportando. Por lo tanto a veces necesitamos suplementar con antioxidantes, o incorporar la chia por ejemplo.

HISTORIA DE LA CHIA
El uso alimenticio de la Chía se remonta a 3.500 años atrás y era muy estimada por sus valores nutricionales y propiedades curativas. Se la consideró como el alimento principal de los mayas y los aztecas, junto con el maíz, el amaranto, y los porotos, siendo un tesoro ancestral que funcionaba como moneda corriente para el intercambio de productos.
Es la semilla con mayor porcentaje de ácidos grasos Omega 3 (ácidos grasos poliinsaturados), denominados esenciales ya que no son producidos por el organismo y deben ser incorporados con los alimentos o con suplementos dietarios

Aporta gran cantidad de Hierro, Calcio, fibras dietéticas, antioxidantes y por ser de origen vegetal, no contiene colesterol…
PowerSite: diseño y desarrollo