• Home
  • Misceláneas
  • Lanzamiento: Trastorno Por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

El TDAH afecta entre un 5 y un 10% de la población infantil, llegando incluso a la edad adulta en el 60% de los casos. En un 80% de los casos es de transmisión genética, y en un 20% se da por traumatismos y/o desnutrición en el embarazo o primer año de vida. Está caracterizado por una dificultad de mantener la atención voluntaria frente a actividades, tanto académicas como cotidianas unido a la falta de control de impulsos.
La opinión actual sobre la etiología del trastorno se centra en una falla en el desarrollo de los circuitos cerebrales en que se apoyan la inhibición y el autocontrol, funciones cruciales para la realización de cualquier tarea. Y también por un desbalance de catecolaminas: dopamina y noradrenalina

El TDAH es una cuestión Bio-psico-social, es decir:

• Es biológica
• Depende de su personalidad, del entorno familiar y cómo es la relación y atención hacia la persona que padece TDH.
• Y depende del contexto donde se desenvuelve la persona.

Déficit de Atención:
• Tienen una gran dispersión mental y se distraen muy fácilmente.
• Les cuesta entender las cosas de un modo claro y rápido.
• Aquellas tareas que impliquen mucha atención o concentración les supone un gran esfuerzo, que no siempre son capaces de mantener hasta el final.
• Les cuesta organizarse.
• Son muy distraídos y se olvidan rápidamente de las cosas si no las han entendido claramente.

El Trastorno por Déficit de Atención puede darse con o sin hiperactividad.

Hiperactividad:
• Incapacidad para concentrarse en algo y estar quietos. Les suele costar mantener todo su cuerpo relajado: mueven sus pies, se muerden las uñas, etc.
• Se muestran muy solidarios: por ejemplo en una comida se levantan a cada rato para colaborar con algo que falta.
• Si no encuentran una motivación especial, les cuesta concretar algo que suponga un gran esfuerzo.
• Se expresan con excesiva locuacidad.
• Les cuesta esperar su turno e interrumpen con facilidad a los demás.
• Se muestran impacientes.
• Su impulsividad les lleva a precipitarse en la mayoría de sus acciones.

Impulsividad:
• Actúan sin pensar: suelen tener reacciones que les resulta difícil de explicar.
• Hablan en momentos inoportunos o responden precipitadamente a preguntas que todavía no se han acabado de formular.
• Interrumpen a los demás.
• Es poco previsor y olvida planificar.
• Se muestra impaciente y tiene dificultad para aplazar una gratificación.
• Pierde con facilidad la paciencia.
• Tiene mal humor o irritabilidad.
• No sabe perder y se pelea por cualquier cosa.
• Destroza sus propias cosas y las de otros.
Como consecuencia de esto el niño puede ser aislado socialmente, puede mostrar un trastorno oposicionista desafiante, baja autoestima, depresión y ansiedad.

El TDAH en adultos
Es importante aclarar que el TDAH en adultos depende de cómo fue abordado el tema en su infancia y crecimiento, y además queda supeditado a aspectos de su personalidad. En función de ello se encontrará en cada caso una situación diferente.
En adultos disminuye la hiperactividad pero persisten el déficit de atención y la impulsividad. Los adultos presentan una variedad aún más complicada de trastornos psiquiátricos que los niños, como un mayor riesgo de problemas derivados del consumo de sustancias tóxicas, depresión, ansiedad, mayor riesgo de accidentes de tráfico (Barkley y cols., 2011), así como de contraer enfermedades de transmisión sexual (Spencer y cols., 2008). Se debe tomar en cuenta que el adulto desde la niñez ha debido crear mecanismos y recursos para así compensar su déficit de atención y poder ser funcional en su vida académica y laboral, a costa de gran esfuerzo.
Un reciente estudio del MIT mostró por primera vez que en los adultos que habían sido diagnosticados con TDAH cuando eran niños, pero ya no lo tiene, sus cerebros ahora se parecen a los de las personas que nunca han tenido TDAH.

Diagnóstico: clínico
• Evaluar conducta
• Evaluar historia de los síntomas
• Descartar trastornos sensoriales (vista-oído)
• Descartar hipertrofia adenoides: descanso nocturno deficiente.

Tratamiento: Multimodal
• Farmacológico (MFD)
• Psicopedagógico
• Orientación padres y docentes

El pasado 20 y 21 de mayo, Sidus realizó en San isidro la capacitación del nuevo producto que el laboratorio pondrá en el mercado a partir del mes de julio. Se trata del Metilfenidato.
El MFD Inhibe la recaptación de dopamina y noradrenalina, mejorando la atención, reduciendo la impulsividad y controlando la hiperactividad.
El metilfenidato, también abreviado como MFD, es un medicamento psicoestimulante aprobado para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, síndrome de taquicardia ortostática postural y narcolepsia.
La capacitación estuvo a cargo de la Dra. Carmen Coutado, y contó con todo el equipo de tratamientos especiales de Sidus.

------------------------------------
Consulta profesional: Dra. Carmen Coutado. Psiquiatra Legista. Docente AutorizadoFacultad de Medicina – UBA. Médica Psiquiatra  Jerarquizada Hospital Thompson.
PowerSite: diseño y desarrollo